dilluns, 15 de desembre de 2008

El corazón de Catalunya




Otra de las excursiones que uno no debe perderse en Catalunya es la visita a la montaña de Montserrat, una de las cunas del ideario nacionalista catalán, aunque a mi parecer del más rancio y carca. Se encuentra allí la Verge de Montserrat, que viene a ser la Virgen de Guadalupe, que además es de color negro. Se pueden imaginar que ese es un sitio de fuerte contenido simbólico y de peregrinación, aunque aquí la religión no se la crea ni Dios.

Con virgen o sin ella, lo cierto es que la montaña tiene unas vistas increíbles, pues se ve medio país, y las rocas que la forman tienen unas formas tan extrañas que aún la hacen más maravillosa. Para rematar la visita, sólo faltarían unos tacos. Aunque para eso, mejor nos quedamos en Copilco, ja!