dilluns, 13 d’abril de 2009

Recuerdo de Barcelona


Hay muchas cosas que uno puede llevarse de un paraje tan singular como Barcelona, pero pocas tan buenas como la Voll-Damm, la chela más fuerte de las que se pueden encontrar acá, pero también la más rica y gustosa. Y por supuesto, la que más empeda. Mejor, imposible.