dimarts, 14 d’octubre de 2008

Una de mariscadas...

Aprovechando mi retorno a tierras de comidas un 800% menos grasosas, como es el caso de la comida mediterránea, les dejo uno de los mayores manjares que se pueden saborear en este mundo, aunque por suerte también en México. Como el vuestro, el nuestro es un país que huele a mar, pero supongo que en nuestro caso mucho más, porque la zona más lejana del mar es Lleida y alrededores, a poco más de 200 km del Mare Nostrum. Por eso no es de extrañar que toda clase de mariscos y de pescados sean la base de nuestra dieta. Y eso sí, a diferencia de México, sin ni una gota de picante!

En la imagen, la mariscada que me casqué con mi familia en agosto. Pueden encontrar gambas (camarones) frescas, mejillones, ostras, bogavante, cangrejos, caracoles,... y más. No se les antoja?







2 comentaris:

Liza ha dit...

uyyy que si no se antoja? ya sabes qué pienso de las gambas jejeje

Killing me sofli ha dit...

¡Pero qué bien te cuidas...! Oye, ¿y ya has bajado algunos kilos o aún te dura el "efecto taco"...?