divendres, 7 de novembre de 2008

No es Santotxo, pero...


Así es un día de lluvia como los de la semana pasada en el otoño de Barcelona visto desde el balcón de mi casa. No hay la alegría de Sanotxo, pero tampoco está mal