dimecres, 4 de febrer de 2009

Nunca mais


La cultura popular es otro de los rasgos que hacen de la nuestra una cultura singular, con un gran arraigo histórico, y con un fuerte componente popular. Tras tres siglos de ocupación, el Estado español ha sido incapaz de anorrearnos y de convertir nuestra cultura y nuestra identidad en un simple reclamo turístico o folklórico, aunque es cierto que en algunas zonas de nuestro territorio histórico lo ha más o menos conseguido (léase el caso del País Valenciano).

Los 'bastoners' (unos bailes al son de un pequeño grupo musical y bailados por un grupo par y en el que su usan unas porras de madera) son en este sentido una de las expresiones de cultura popular que han llegado hasta nuestros días, igual que los 'geganters', como se ve en los gigantes que en la imagen están descansando. Nuestro es el derecho y el deber de defender nuestras raíces, en ningún caso para diferenciarnos y hacer de los otros unos extraños, sino precisamente para reivindicar la diversidad cultural dentro de esta globalización neoliberal que pretende homogenizar las tendencias culturales.